Estrategias Push y Pull

Hablando claro, las estrategias push nos parecen pasadas de moda. Llamar a todas las puertas e insistir, insistir, insistir.. Tu oferta debe estar en todas partes. Las estrategias pull en cambio se nos antojan muy modernas, provocar que llamen a nuestra puerta, que nos busquen.

 

PUSH

Pero, ¿Qué es exactamente una estrategia push? No se trata de ir de puerta en puerta llevando tu oferta a cada cliente, pero casi. El marketing de push se centra en los distribuidores. Tradicionalmente esto significa acercar el producto al cliente dándole razones a los minoristas para tenerlo en sus establecimientos, de este modo el cliente lo adquiere, aunque no lo estuviese buscando específicamente.

Lo que debemos preguntarnos es, ¿existe el push en marketing digital? Los únicos “distribuidores” de páginas web son los motores de búsqueda. Google, con un 98% de las búsquedas en España, es el principal distribuidor de nuestra web. Esto significa que para situar nuestro producto cerca del consumidor, y que lo elija entre otros tantos productos similares, debemos optimizar nuestras páginas para el robot.

 

PULL

Pero no nos olvidamos de las estrategias pull, aquellas en que dirigimos nuestras acciones de marketing al público para que este nos busque a nosotros. Esto provoca, en el caso de los productos tradicionales, que sea el cliente el que específicamente quiere encontrarnos a nosotros, viéndose los distribuidores obligados a incluir nuestro producto.

En una estrategia de pull la imagen de la marca es primordial, se trata de que nos elijan. Hay muchas formas de aplicar este enfoque al marketing digital. Como todo en marketing, dependerá de ti, de tus objetivos y de tu público. No obstante, unas redes sociales bien gestionadas, una web con buena usabilidad y unos contenidos atractivos marcan la diferencia.

Ambas estrategias tienen su lugar y su momento. Sólo debemos saber a quienes enfocar nuestras acciones teniendo en cuenta qué resultados estamos buscando y de qué base partimos. Si aún os quedan dudas, os animo a dejar vuestros comentarios. Leyendo y escuchando se aprende, pero escribiendo y hablando mucho más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *