Definir el cronograma

Un cronograma, o programa de acciones, es una lista de todo lo que vas a hacer y cuando lo vas a hacer. Puede parecer muy sencillo, pero llega a resultar muy difícil concretar, y por eso es importante hacerlo.

Al marcarnos nuestras propias deadlines muchas veces nos ponemos excusas, y a diferencia de otros, nos dejamos pasar cualquier retraso. Al final aquellas tareas más complicadas o que más nos cuestan se retrasan y nos lastran muchísimo más de lo que deberían.

Para evitarlo debemos crear nuestro cronograma desde bien al principio, medir de forma aproximada el tiempo mínimo que tardará cada tarea. Si quieres tener éxito no puedes darte dos semanas para algo que sabes que tendrás acabado en un par de días si trabajas en ello seriamente. Tampoco se trata de asfixiarse, si sabes que puedes hacerlo en dos a un ritmo muy elevado, tomate tres para hacerlo bien y sin estrés innecesario.

Otro punto importante a tener en cuenta es que el tiempo tiene un coste, ser eficaz es tan importante como ser eficiente. Esto a la práctica significa que, si algo se te da mal, delega. No permitas que tu proyecto se retrase de forma innecesaria, si las tareas burocráticas no son lo tuyo contrata a alguien para ello y avanza en tu proyecto.

Al final, lo más importante es tener constancia y, si nos retrasamos, saber bien porque es y como vamos a adaptarnos a la nueva situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *