Cómo aumentar las ventas en tu e-commerce

¿Qué es lo que pasa cuando un cliente compra un producto y se convierte en un cliente habitual? ¿Qué has hecho bien? Y si pasa al revés y no vuelve a comprar, ¿qué has hecho mal?

Hoy hablaremos del proceso de compra de los clientes, de lo que podemos conseguir teniendo un buen posicionamiento SEO, y  sobre el poder de decisión que podemos tener nosotros como empresa.

“Costumer Journey”, las fases de las que hablaremos a continuación, es el recorrido que hace el cliente a través de internet antes del proceso de compra, durante y después.

 

La pre-compra

Es la fase más importante del cliente, ya que toma consciencia de su necesidad y realiza una búsqueda de información por Internet, aunque también puede realizarla mediante los medios de comunicación como, televisión, radio, revistas, publicidad exterior, o informarse a través del boca-oreja de familiares o amigos. Esta búsqueda  al principio es muy general. Poco a poco el cliente va acotándola hacia nuestra empresa.

La pre-compra consta de 4 partes: Conciencia, Información, Búsqueda específica y Consideración y evaluación de alternativas.

 

La compra

Este es el momento en el que el cliente ya sabe que quiere, y adquiere el producto o servicio a cambio de un precio asignado previamente a dicho producto o servicio. Es un momento importante y en el que se debe tener un buen trato con él, facilitando el proceso de compra y de pago. Dependiendo de cómo haya afrontado el cliente las barreras que hay antes de la compra, diferentes alternativas, formularios u otros que hacen que se lo piense dos veces, y alomejor no acabar comprando.

A continuación, otra infografía de los aspectos que hay que reforzar y controlar diariamente en esta fase.

 

 

La post-compra

Es cuando el cliente ya ha adquirido nuestro producto y nos queda la duda de si volverá o no. Pero siempre podemos analizar, en el momento en el que está en la web y el tráfico que hemos obtenido, para así mejorar en los próximos y poder saber en qué momento del proceso los posibles clientes deciden abandonar la página web. Debemos controlar el trato al cliente y ajustarnos a sus necesidades y sus peticiones en todas las fases de compra anteriores (pre-compra, compra y post-compra)

Un cliente satisfecho es un cliente fiel a nuestra marca, para ello, solo tiene que recibir un trato cordial por parte de todos los componentes de la empresa y una buena imagen e identidad de la marca por parte de todos los accesos por donde el cliente puede informarse de esta empresa. Pero no solo esto, sino, que después de las fases anteriores, una vez hecha la compra, no se termina aquí, sino que hay que asegurarse de que al cliente le ha ido bien nuestro producto, si ha quedado plenamente satisfecho.

Aquí tenemos las partes y los aspectos a tener en cuenta en la última fase de compra.

Esta última fase, consta de 4 partes: En la que está la satisfacción del cliente, y lo que puede suponer la recurrencia del cliente  al volver a sentir esta necesidad, la lealtad de este al haber obtenido buen trato y la obtención del producto en las condiciones acordadas. Y todo esto nos hará llegar a la conclusión de que es posible que este dicho cliente recomiende nuestro marca o nuestro producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *